La danza de tus labios

  En el silencio de tu intranquilidad te observaba, mientras me dejaba dominar por tu belleza y sucumbí al ver tus labios, danzar con tanta destreza.